Eduardo Abaroa, Matías Duville y Raura Oblitas

Categorías: Documentos Pasada Residencia Honda

 06/08- 18/10- 2014

Como resultado de tres residencias realizadas simultáneamente, Eduardo Abaroa (México), Matías Duville (Argentina) y Raura Oblitas (Perú) ponen a la vista del público procesos artísticos donde incorporan nuevas aproximaciones que nacen de la experiencia de habitar Honda por un tiempo.

 

Storyboard 1 de Eduardo Abaroa, ganador de la Beca Casa del Lago (México), es la primera entrega de un proyecto en proceso denominado Fotosíntesis. Los dibujos, que incluyen fragmentos de textos, y las esculturas en arcilla modeladas de manera muy rudimentaria (muchas veces con los ojos cerrados), son las primeras pistas de la historia de un futuro en el las plantas se han modificado genéticamente para satisfacer las necesidades sexuales de los humanos. Este historia fantástica parte del texto Ese Jardín, que Abaroa escribió hace tiempo y que acompaña los dibujos y cerámicas ubicados en los tres nichos en la pared de la sala. Fotosíntesis plantea la relación existente entre la ciencia ficción con lo no-visto o con aquello que todavía no se ha comprendido; una narrativa libre que tendrá elementos de video, dibujo, escultura y sonido, y que será exhibido en el 2015 en las salas de Casa del Lago en México. Para Abaroa este proyecto es también una aproximación embrionaria y crítica de la película de ciencia ficción como obra de arte total al estilo Hollywood.

 

 

Parque Osamenta de Matías Duville es un conjunto de piezas que funcionan como una instalación, pero que al mismo tiempo existen como cuerpos independientes. Una suerte de restos encontrados en aquel nuevo paisaje habitado momentáneamente por el artista durante su residencia.

 

Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 10.45.49

 

La animación, proyectada en el hueco que forma la escalera de la casa, contiene la imagen de un pez que a simple vista parece vivo por su movimiento oscilante, pero que en una segunda apreciación devela su estado mortuorio enganchado de una rama. En el suelo de la sala yace un casco de motocicleta colmado de sal con una mancha violeta en su superficie, casi como el fragmento de un cuerpo que existió y que deja marca para transformarse en forma. La sal en los trabajos de Duville es un elemento recurrente que remite a una idea del mar, pero no en un sentido literal, sino entendido como ese área infinita e inabarcable en donde flotan las imágenes. El grupo de dibujos dispuesto en la pared al final de la sala conforma una suerte de arqueología de vestigios atravesados por aspectos formales de elementos observados en Honda.

 

Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 10.44.48

 

Instant Father de Raura Oblitas es una pieza escultórica que la artista construye y ubica en el patio de FLORA. Esta pieza está fuertemente ligada a una investigación iniciada en  2013 en el distrito de Pueblo Libre de Lima. De allí surgen un conjunto de piezas denominadas Autoridad y Protección, que incorporan elementos arquitectónicos presentes en las casas de esta zona, para hablar sobre las posibles relaciones entre la falta de un proyecto político en una comunidad y el fervor religioso. Estos vínculos son los que hacen posible, en cierto punto, la aparición de personajes políticos fuertemente paternalistas en historia peruana -y del resto de países en América Latina- que se posicionan casi como un cristo “padre” protector. La búsqueda de una seguridad que se vuelve material en las rejas, alambres de púas, muros, fierros y concertinas que evidencian, de manera violenta, la única posible real protección en ciertos territorios.

 

En Honda, la ausencia de un proyecto político también se hace presente en el contraste entre una arquitectura que habla de su glorioso pasado como puerto del Magdalena y su presente como ciudad venida a menos, sin un cauce claro. La relación estructura – arquitectura y desarrollo social genera para Oblitas fricción en el paisaje de Honda.

 

Captura de pantalla 2014-08-18 a la(s) 10.50.42

 

Si bien, cada uno de los tres artistas evidencia búsquedas diversas, todas ellas son continuación o punto de empalme con procesos e imágenes ya presentes en sus trabajos, pero afectadas por el paisaje de Honda. La ubicación de las piezas en una vieja casa deteriorada por su uso, remite al poema No vive ya nadie en la casa del peruano César Vallejo que Raura Oblitas recuerda: “Las casas nuevas están más muertas que las viejas, porque sus muros son de piedra o de acero, pero no de hombres. Una casa viene al mundo, no cuando la acaban de edificar, sino cuando empiezan a habitarla”. Las palabras de Vallejo tienen también sentido, no sólo en la arquitectura de Honda que nos habla de aquello que fue, sino en esta vieja casa que parece convalecer, pero que sin embargo todavía respira a través de sus paredes.