Mayana Redin / Pedro Motta

Categorías: Exposición Pasada Residencia Honda Sala de Proyectos

11/02 – 11/03 – 2016

 

 

Las piezas aquí expuestas son resultado de la residencia de los artistas brasileños Mayana Redin (Campinas, 1984) y Pedro Motta (Belo Horizonte, 1977) ganadores de la beca ICCo/SP-arte, quienes habitaron por varias semanas las ciudades de Honda y Bogotá. Las exploraciones realizadas durante la residencia son una continuación de trabajos ya iniciados y presentes en proyectos anteriores.

 

 

En Cosmic Records Mayana Redin graba gestos de su mano y boca sobre imágenes del universo impresas en papel, construyendo una especie de muestrario que podría servir para interpretar la historia de la humanidad por alguna civilización o ser ajeno a este planeta. Esta estrategia es similar a la usada en proyectos anteriores como Global Records, en donde también grabó sobre arcilla fragmentos de tapas de registro de luz y alcantarillados de dos ciudades brasileñas, creando una arqueología urbana que podría ser enviada al espacio extraterrestre como evidencia de la naturaleza humana. Ambos proyectos remiten alGolden Record, un disco que en donde se registraron sonidos humanos y de la naturaleza seleccionados por la NASA, que fue enviado al espacio exterior junto con la sonda Voyager en 1977.

Por otra parte, la instalación de Pedro Motta pone en diálogo fotografías en blanco y negro, en donde se reconoce al actor Klaus Kinski representando dos personajes emblemáticos en películas de Werner Herzog: Fitzcarraldo y Aguirre. Estos dos personajes, exploradores y aventureros, se  adentraron el territorio amazónico con motivaciones muy distintas pero con una determinación cercana al delirio. Montados digitalmente sobre el paisaje boscoso de Honda y los alrededores de Bogotá, parecen señalar la dificultad inherente a todo explorador (incluyendo el artista) de comprender un territorio antes desconocido sin caer en la trampa del exotismo. Sobre estas fotografías sobresalen siete cajas que muestran edificaciones de las ruinas de Armero, las cuales emergen detrás de franjas de tierra recolectada por el artista durante una visita al sitio. Este proyecto también es una continuación de la serie Espaço confinado (Espacio reducido), donde integra imágenes del paisaje brasileño con tierra del mismo lugar fotografiado. En el caso del trabajo realizado durante la residencia en Colombia, el efecto resuena de otra forma, sobre todo para el contexto local, quien recibe las imágenes casi como gesto conmemorativo a un hecho trágico en la historia de Colombia.