Muestra de resultados Beca Tutor CONSCAR 2016

Categorías: Escuela FLORA Exposición Exposiciones pasadas

02/16/2017-03/24/2017

En 2016, Marcela Calderón y Mario Santanilla fueron los artistas seleccionados para la segunda versión de la Beca Tutor CONSCAR*. Como su tutor decidí conocerles y hablar con ellos en sus talleres, en sus espacios de trabajo. La primera reunión la tuve con Mario en febrero de 2016 y unos días después visité a Marcela. Comenzó así una relación que se prolongaría a lo largo de un año.Pero, ¿qué tipo de relación se establece entre un tutor y quienes están a su cargo? Queda claro que no es una relación profesor/estudiante, pues FLORA no es una universidad, una academia, una institución de formación oficial. Lo que me unió a Marcela y a Mario todo este tiempo no estuvo regulado por calificaciones o por la expectativa de obtener un diploma,  sino que primó nuestra mutua pasión por el arte -y de mi parte el interés por apoyar y compartir conocimientos.Es importante señalar que a estos dos jóvenes artistas se les invitó a hacer parte de la recién fundada Escuela FLORA, así que tuvieron la invaluable oportunidad de mostrar y comentar su trabajo con los demás artistas, curadores e investigadores, residentes e invitados. En algún momento pensé que con tal ventaja mi trabajo no iba a ser necesario.
Sin embargo constaté que entre más información recibida hay muchas más dudas o inquietudes por comentar, muchas más posibilidades entre las cuales seleccionar, muchos más caminos que tomar. A lo largo del año pasado, como tutor, fui una especie de “polo a tierra”.
Gracias a mi distancia respecto a lo que acontecía en la Escuela FLORA podía “ver” de manera más sosegada y objetiva el proceso de Marcela y Mario.A propósito, la palabra “tutor” viene del latín tueri, que significa “observar, vigilar, proteger”.
Es decir, mientras un profesor enseña (y califica) y un maestro guía (se pone como ejemplo), el tutor mira y cuida. ¡Bellísimo y fundamental!. Sobre todo en las artes donde aquel con autoridad debe siempre “observar y proteger”, abrazar esa tradición (a la vez tan frágil y tan poderosa, tan mal entendida y tan rebelde) que llamamos “arte”. Para tal efecto, debemos rodear con los brazos a la historia y a las maneras del arte, dándoles calor, haciéndolas nuestras, integrándolas a nuestro cuerpo, a nuestra propia historia.Entonces, hay que abrazar (conservar, cuidar) a las nuevas generaciones, a los nuevos artistas. Al fin y al cabo son ellos los que van a revitalizar la tradición en el futuro; así eso signifique romperla un poco (como se hizo una y otra vez a lo largo del siglo XX). Sí, el tutor cuida y mira a quienes tiene a su cargo. Y las miradas se cruzan en una relación de igual a igual. Porque el tutor refleja al otro. Muchas veces, eso es todo lo que se necesita: ser visto, escuchado, reflejado.Humberto Junca Casas.

* La Beca Tutor CONSCAR se destina anualmente a dos artistas colombianos menores de 25 años para que participen
del programa Escuela FLORA y tengan el acompañamiento por parte de un artista de reconocida trayectoria y experiencia
docente.