energ(ética); arte y energía sostenible. Del 23 de octubre al 14 de noviembre

Categorías: Avisos/noticias BLOG Eventos Exposición Exposiciones pasadas

energ(ética); arte y energía sostenible

 

Del 23 de octubre al 14 de noviembre de 2017

Monumento a Los Héroes (Autopista Norte #80-01, Bogotá)

Horarios: de lunes a viernes de 2 a 6 p.m. / sábados y domingos de 10 a.m. a 5 p.m. LUNES 6 Y 13 DE NOVIEMBRE CERRADO POR FESTIVO

Entrada libre.

 

 

(…) todo apunta hacia la conclusión que no tomará mucho tiempo -geológicamente hablando- antes que el suministro más fácilmente asequible, nuestras minas de carbón y campos de petróleo, esté tan seriamente agotado que se convertirá en un factor despreciable en el esquema general de energía del planeta.

A.H. Gibson, Fuentes naturales de energía (1913)

 

(…) nuestro sistema económico y nuestro sistema planetario están ahora en guerra. O, más exactamente, nuestra economía está en conflicto con muchas formas de vida en la tierra, incluyendo la humana. Lo que el clima necesita para evitar el colapso es una contracción en el uso que la humanidad hace de los recursos; lo que nuestro modelo económico demanda para evitar el colapso es la expansión incontrolada. Sólo un conjunto de estas reglas puede ser cambiado, y no son las reglas de la naturaleza las que van a cambiar.

Naomi Klein, Esto lo cambia todo: el capitalismo vs el clima (2014)

 

Como lo han señalado muchos estudiosos del tema, el desarrollo económico en los términos planteados desde los inicios de la revolución industrial -y que se ha intensificado en los últimos 100 años- es incompatible con la sostenibilidad del planeta. Se están produciendo graves alteraciones climáticas debido a la extracción de recursos no renovables, particularmente combustibles fósiles; se evidencia un consumo excesivo e ineficiente de energía tanto por parte de amplios grupos humanos como por algunos sectores de la producción de bienes de capital; con las correspondientes consecuencias en términos de los desechos tóxicos generados, en particular el CO2. El modelo económico dominante exige un consumo constante de tales bienes para poder funcionar, que genera una espiral cuyo crecimiento exponencial supone una destrucción acelerada del planeta.

 

No parece entonces factible que la temperatura de la tierra pueda mantenerse por debajo del punto crítico y pueda evitarse un calentamiento global que conlleve perturbaciones irreversibles para la vida sobre la tierra, lo que haría imposible cualquier intento de virar hacia formas de producción de energía limpia a través de fuentes renovables. Hemos llegado al llamado Antropoceno, la sexta era geológica en el planeta; la diferencia con otras, radica en que los cambios son provocados por las acciones humanas y parecen no ser reversibles, sobre todo porque entran en conflicto con la forma actual de consumo planteada por el capitalismo.

 

Ante esta situación, desde hace varias décadas ha habido manifestaciones de preocupación por parte de científicos, economistas y políticos, quienes han intentado actuar desde la esfera técnica (desarrollando nuevas tecnologías limpias que hagan eficiente el uso de los recursos), la esfera normativa (proponiendo formas de regular el consumo y la contaminación), o la esfera política (intentando, mediante grupos de presión, contrarrestar el cabildeo de las empresas de energías no renovables para cambiar las normativas, crear y hacer efectivas las leyes ambientales, establecer moratorias a la extracción y uso de ciertos combustibles contaminantes, o promover energías renovables).

 

El arte no ha sido ajeno a esta lucha; muchos artistas han reflexionado, desde su óptica personal, sobre un tema que nos atañe a todos. Aunque algunos han optado por la denuncia y el activismo social, y otros por plantear soluciones en ocasiones utópicas, muchos han considerado que una aproximación enigmática y alegórica puede ser más efectiva para lograr una toma de conciencia por parte del público general, bombardeado a través de los medios por la retórica vacía de la persuasión y por la crudeza de las noticias diarias.

 

Esta exposición incluye obras de artistas que trabajan sobre diversos aspectos del problema: energía, trabajo, sostenibilidad, y sus implicaciones sociales y políticas. En la curaduría hemos reflexionado sobre las propias condiciones de producción, y las implicaciones para el planeta de cualquier acción humana, incluida la artística. Hemos calculado la huella de carbono de cada obra, así como de la exposición misma, que estará casi totalmente conectada a la energía solar consumiendo lo mínimo posible de los recursos energéticos con que contamos hoy.

 

José Roca (Director Artístico, FLORA ars+natura) Isaac Dyner (Decano de Ciencias Naturales e Ingenierías, Universidad Jorge Tadeo Lozano), curadores

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

Adrián Balseca, Alberto Baraya, Andreas Siekmann, Camilo Bojacá, Carolina Caycedo, Clemencia Echeverri, Eduardo Navarro, Elisa Balmaceda y Cristian Espinoza, Ernesto Benavides, Fernanda Viégas & Martin Wattenberg, Joaquín Fargas, Julián Henao, Harold Fisk, Lina Mazenett y David Quiroga, Marcela Magno, María Elvira Escallón, Mauro Vallejo, Michelle-Marie Letelier, Miler Lagos, Nicholas Mangan, Nomeda y Gediminas Urbonas, Olafur Eliasson, Pilar Santamaría, Rodrigo Toro, Santiago Leal, Sebastián Restrepo, Tangrama & Altiplano, Tania Candiani, Tomás Munita, Tomás Saraceno.

 

La exposición incluye actividades y programación paralela, como conferencias, talleres y performances.

Puedes descargar la programación completa aquí programa energ(ética)

También puedes consultar el simposio del 7 de noviembre en la Universidad Jorge Tadeo Lozano aquí Simposio Utadeo

 

 


 

Un proyecto de la Alcaldía Mayor de Bogotá a través del Instituto Distrital de las Artes – Idartes, con el apoyo de Museo de Bogotá, en apoyo a la gestión de FLORA ars+natura.

 

Guardar

Guardar